Una simulación de la formación de las primeras galaxias del Universo

Si esto en vez de ser una animación 3D fuera una película sería muy antigua: unos 13.000 millones de años, cuando el joven Universo tenía «tan solo» unos 400 millones de años de antigüedad.

Las simulaciones astrofísicas renacentistas son los cálculos más grandes y complejos de su tipo. Las visualizaciones de la evolución de las galaxias permiten comprender dinámicas que son imposibles de entender sólo a partir del análisis cuantitativo. Tan sólo mediante simulaciones podemos estudiar las primeras galaxias de esta era: con nuevas estrellas que inundan el universo con su luz, estrellas masivas explotando como supernovas y esparciendo los elementos químicos más pesados (metales) provocando a su vez la futura formación de estrellas.

La técnica con el curioso nombre de «Simulación Renacentista» la han llevado a cabo unos científicos de las universidades de Georgia Tech, Michigan State y la Universidad de California en San Diego. Es algo que a duras penas podemos ver con los telescopios pero que con ayuda de los superordenadores es más fácil, aunque se necesitaron 15 millones de horas-cálculo en el superordenador Blue Waters para ello.

El resultado es bastante sobrecogedor y a la vez bonito.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Una simulación de la formación de las primeras galaxias del Universo

Si esto en vez de ser una animación 3D fuera una película sería muy antigua: unos 13.000 millones de años, cuando el joven Universo tenía «tan solo» unos 400 millones de años de antigüedad.

Las simulaciones astrofísicas renacentistas son los cálculos más grandes y complejos de su tipo. Las visualizaciones de la evolución de las galaxias permiten comprender dinámicas que son imposibles de entender sólo a partir del análisis cuantitativo. Tan sólo mediante simulaciones podemos estudiar las primeras galaxias de esta era: con nuevas estrellas que inundan el universo con su luz, estrellas masivas explotando como supernovas y esparciendo los elementos químicos más pesados (metales) provocando a su vez la futura formación de estrellas.

La técnica con el curioso nombre de «Simulación Renacentista» la han llevado a cabo unos científicos de las universidades de Georgia Tech, Michigan State y la Universidad de California en San Diego. Es algo que a duras penas podemos ver con los telescopios pero que con ayuda de los superordenadores es más fácil, aunque se necesitaron 15 millones de horas-cálculo en el superordenador Blue Waters para ello.

El resultado es bastante sobrecogedor y a la vez bonito.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*