Un tercer pulgar artificial para aumentar la capacidad de la mano

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El proyecto The Third Thumb desarrollado por Dani Clod, diseñadora neozelandesa afincada en Londres, ha sido premiado recientemente en los premios Helen Hamlyn Award for Creativity organizado por el Royal College of Art de Londres.

Según Dani el Tercer pulgar explorar la relación entre el cuerpo y las prótesis robotizadas. “Es una herramienta, una experiencia y un modo de expresión; una forma de entender mejor las reacciones humanas ante las extensiones artificiales. Induce conversaciones necesarias en torno al concepto de ‘habilidad’.”

Tercer pulgar proyecto dani clod

La prótesis imita los movimientos opuestos del dedo pulgar (en relación al resto de dedos), una característica que proporciona más funcionalidad al conjunto de dedos, incrementando las habilidades y la versatilidad de la mano. En el caso del pulgar artificial de Dani los movimientos se replican mediante dos motores que tensan y destensan el material flexible con el que está impreso en 3D usando filamento elástico.

Los movimientos de este tercer pulgar se controlan mediante sensores de presión situados en los zapatos y conectados al pulgar robot vía Bluetooth. “El control con los pies aprovecha la fuerte conexión existente entre las manos y los pies que ya se aprovecha habitualmente: para conducir coches y motos, máquinas de coser o pianos.” El mismo tipo de control desarrollado para manejar dos brazos robot adicionales.

Tercer pulgar proyecto dani clod 2

El prototipo funcional explora el concepto también desde el punto de vista estético, como elemento decorativo y de expresión individual. Tanto el pulgar artificial como la correa con la que se sujetan a la mano el dedo y el controlador, que va colocado en la muñeca como un reloj, pueden presentar diferentes aspectos y acabados; de forma parecida a como sucede con las pulseras, los relojes o los tatuajes, la impresión 3D permite que el tercer pulgar presente diferentes estructuras y estéticas, incluyendo la idea de la joyería cinética — elementos decorativos cambiantes para realizar además una función.

Vía Dezeen.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*