Teóricamente podrías atravesar una pared sin estamparte contra ella, pero la probabilidad es del orden de una entre un sextillón

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

What am I Doing Here (CC) Alvy

En mecánica cuántica suelen suceder cosas muy raras y calcular algunas de ellas en términos «cotidianos» para hacerse una idea de lo que eso significa es divertido – tal y como ha hecho Sophia Nasr (@AstroPartiGirl) en un hilo de Twitter con unos sencillos cálculos «de servilleta». En ellos muestra cómo se puede calcular la probabilidad teórica de que una persona atravesara una pared sin estamparse con ella – algo tan fútil como curioso.

Imagina una barrera cuya energía es mayor que la de un electrón. Normalmente los electrones que intentaran atravesarla rebotarían. Pero en mecánica cuántica existe la posibilidad de que la atraviesen. Hay algo llamado coeficiente de transmisión cuántico que es la probabilidad de que realmente atraviesen la barrera. Depende de la energía de potencial de la barrera, de su ancho, de la masa de la partícula, de la constante de Plack dividida por 2π y otros factores (…) Como un electrón es muy pequeño, cuando la barrera también es sumamente pequeña hay cierta probabilidad de que la atraviese [efecto túnel cuántico] pero al usar barreras más «gruesas» o partículas más masivas esa probabilidad se reduce drásticamente.

Todo esto se puede calcular para un ser humano. Si se ponen en las fórmulas los datos de una persona de unos 70 kg intentando atravesar una pared de 10 cm a una velocidad de 4 m/s el resultado es que tendría una probabilidad del orden de 10-35 de conseguirlo.

Ese número es tan pequeño que el valor exacto es insignificante. Aunque hay cierta probabilidad no-nula de que un ser humano atravesara mediante el efecto túnel una pared, no es algo que vaya a suceder. Así que mejor ahorrarle el trompazo.

Expresado en términos humanos eso es una probabilidad entre un sextillón. Cero coma seguido de 35 ceros y pico. Algo tan infinitamente pequeño e improbable que sencillamente es inconcebible que pudiera suceder – más bien algo digno del Motor de improbabilidad del Autoestopista galáctico.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*