Por qué nos encontramos mal cuando cuando estamos enfermos

Ahora que la gripe está haciendo estragos viene muy a cuento este vídeo TED de Marco A. Sotomayor en el que se explica, con subtítulos en español, por qué nos encontramos mal cuando estamos enfermos: por qué los músculos comienzan a doler, se pierde el apetito o se entra en un estado casi permanente de somnolencia y hasta de irritabilidad.

Pero, ¿cuál es la idea de todos estos síntomas desagradables?
Todavía no estamos seguros, pero algunos teorizan que ayudan en la recuperación.

El aumento de la temperatura puede disminuir las bacterias y ayuda a tu sistema inmunológico a destruir patógenos. El sueño permite a tu cuerpo dirigir más energía a la lucha contra la infección. Cuando dejas de comer, tu hígado puede atrapar gran parte del hierro en la sangre y, puesto que el hierro es esencial para la supervivencia bacteriana,
efectivamente las mata de hambre.

La sed reducida hace que estés levemente deshidratado, disminuyendo la transmisión a través de los estornudos, tos, vómito, o diarrea. (Aunque vale la pena señalar que si no bebes suficiente agua la deshidratación puede llegar a ser peligrosa.)

Incluso los dolores de tu cuerpo hacen que te sientas más sensible,
prestando más atención a heridas infectadas que podrían estar empeorando
o incluso ser la causa de tu condición. Además de los síntomas físicos,
la enfermedad también puede ponerte irritable, triste y confundido.

Así que más o menos se sabe por qué uno se queda hecho una piltra cuando tiene gripe, pero no está tan claro si los síntomas son daños colaterales o sin son parte del proceso de curación. De modo que, por si fuera lo segundo, hay quien se pregunta si no sería mejor no tomar medicamentos que alivien los síntomas teniendo en cuenta que no se trata de medicamentos para combatir la enfermedad.

Pero lo cierto es que hoy por hoy no se sabe a ciencia cierta, y en cambio sí sabemos que llevamos regular lo de “encontrarnos mal” y buscamos el alivio rápido, y además tendemos a interpretar que encontrarse mal es un incordio que interfiere con las obligaciones laborales y personales (y con los planes para el fin de semana) y no al revés.

Vía Geeks are sexy.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*