Orbital Reflector, el primer satélite-escultura de la historia (o no)

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El artista Trevor Paglen, trabajando con el Museo de Arte de Nevada, está trabajando en la construcción de lo que ellos definen como la primera escultura espacial de la historia.

Orbital Reflector, primero concebido como una esfera pero ahora mutado en un diamante alargado que según los ingenieros involucrados en el proyecto es una forma mejor y que brillará más, es un gran globo de mylar que irá al espacio en un CubeSat y una vez allí se desplegará.

Con una longitud de unos 30 metros tendrá un brillo equivalente al de las estrellas del carro y su único objetivo es reflejar luz de forma que se pueda ver desde la Tierra durante los dos o tres meses de vida que tendrá una vez desplegado antes de desintegrarse en la atmósfera cuando su órbita decaiga.

Orbital Reflector en órbita

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El arte nos da una razón — nos da permiso — para mirar profundamente las cosas. Una obra de arte que trasciende los límites de lo que tradicionalmente pensamos como «arte» desafía la forma en que nos comprometemos con el mundo. Orbital Reflector nos anima a todos a mirar al cielo nocturno con un renovado sentido de asombro, a considerar nuestro lugar en el universo y a re-imaginar cómo vivimos todos juntos en este planeta. Nos impulsa a hacer las grandes preguntas. ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos a ir? ¿Qué estamos haciendo con el mundo compartido en el que vivimos?

Lo que no sé es lo que los astrónomos cuyas observaciones se puedan ver afectadas opinarán del asunto.

Esperan lanzarlo a bordo de un Falcon 9 en la primavera de 2018 y prometen una app para poder saber cuando se puede ver desde tierra, aunque les queda por terminar de solucionar el asunto de la financiación. El proyecto tiene un presupuesto de 1,3 millones de dólares, de los que por lo visto disponen de un 60%.

Paglen describe su satélite como el primero en existir simplemente como un gesto artístico, aunque hay que recordar que antes que él la gente del proyecto Mayak ya intentó poner un reflector en órbita de características similares. Aunque lo mismo no se consideraban artistas.

(Vía Massimo).

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*