No, otra vez más Curiosity no ha encontrado pruebas de vida en Marte… y lo del metano y las moléculas orgánicas ya lo sabíamos

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Metano en Marte

La NASA lo ha vuelto a hacer –aunque con menos exageración que en ocasiones anteriores, todo hay que decirlo– al presentar los resultados de los dos últimos trabajos publicados con datos obtenidos por el rover marciano Curiosity.

De NASA Finds Ancient Organic Material, Mysterious Methane on Mars:

El rover Curiosity de la NASA ha encontrado nueva evidencia preservada en las rocas de Marte que sugiere que el planeta podría haber sido compatible con la vida en el pasado, así como nueva evidencia en la atmósfera marciana que se relaciona con la búsqueda de vida actual en el Planeta Rojo. Aunque no son necesariamente pruebas que haya vida, estos hallazgos son una buena señal para futuras misiones de exploración de la superficie y el subsuelo del planeta.

Y de ahí titulares como La NASA encuentra muestras de posibles indicios de vida en Marte.

¿Pero qué ha pasado? ¿Qué nos dicen los datos de Curiosity?

Por una parte, Curiosity confirma de nuevo que hay metano en Marte –aunque en realidad ya lo había detectado la Mars Express de la ESA en 2004 y otros estudios posteriores lo habían confirmado– y que sus niveles suben y bajan, alcanzando su nivel máximo a finales del verano y principios del otoño, al menos en el hemisferio sur de Marte, que es donde está Curiosity.

En un planeta sin una atmósfera que lo proteja de la radiación ultravioleta cualquier metano que sueltes en su atmósfera se descompone en unos 300 años, por lo que para que Curiosity y las otras sondas lo sigan detectando es obvio que tiene que haber algo que lo produzca. Así que la duda es qué produce el metano marciano y cual es el mecanismo que lo libera.

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El metano en la Tierra tiene dos posibles orígenes: biológico (vacas y ciertas bacterias en la Tierra) o geológico, y de hecho como el 95% del metano terrestre es de origen biológico. Así que es tentador decir que el metano marciano puede tener un origen biológico, quizás en bacterias que generan metano que vivan bajo la superficie protegidas de la radiación ultravioleta.

Pero si aplicamos la navaja de Ockham es mucho más probable que su origen actual sea geológico. Y conocemos un proceso, que es la serpentinización, en el que la interacción de agua con ciertos tipos de rocas produce metano. Este proceso podría estar dándose a cierta profundidad bajo la superficie y el metano ser liberado a la atmósfera a través de grietas en la corteza del planeta. Para que este proceso se pueda dar hace falta una fuente de calor, y aunque hasta no hace mucho creíamos que Marte estaba geológicamente muerto la sonda MAVEN de la NASA descubrió auroras, lo que requiera un campo magnético, lo que nos lleva a pensar que igual Marte aún conserva un núcleo activo, algo que la sonda InSight, que ahora mismo viaja camino a Marte, puede ayudarnos a esclarecer.

Lo del metano lo explica muy bien Tanya Harrison en The Curious Case of Methane on Mars

En cuanto a lo de las moléculas orgánicas, están en muestras de unas rocas sedimentarias de unos 3.000 millones de años que ha tomado Curiosity. Pero aunque tendemos asociar moléculas orgánicas con vida –Jöns Jacob Berzelius en 1807 clasificó los productos químicos en orgánicos, los que proceden de organismos vivos, e inorgánicos, los que proceden de la materia inanimada– hace mucho que sabemos que esa clasificación es incorrecta. Y además Curiosity no ha podido determinar el origen de estas moléculas pues no está diseñado para ello.

Así que la presencia de moléculas orgánicas puede darnos una idea de las condiciones y procesos que se daban en el pasado de Marte pero no tenemos ni idea de si son un registro de la existencia de vida, de si sirvieron de alimento para algún tipo de vida, o de si existían sin que hubiera via en Marte.

El rover ExoMars 2020 de la Agencia Espacial Europea tiene un taladro que será capaz de tomar muestras a una profundidad de hasta dos metros, con lo que igual nos aclara alguna cosa más acerca de estos compuestos orgánicos.

Aunque lo más curioso de todo esto es que en diciembre de 2014 ya habíamos hablado de todo esto en Curiosity encuentra metano y moléculas orgánicas en Marte, que viene a ser la misma historia, sólo que ahora con más datos en lo que se refiere al metano.

Al final va a ser como lo del agua en Marte, que ya he perdido la cuenta de todas las veces que la NASA la ha encontrado.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*