Message from the Unseen World, un homenaje a Alan Turing en su barrio natal de londres

En un reciente viaje a Londres descubrí por casualidad Message from the Unseen World, un homenaje del barrio de Paddington a uno de sus hijos más ilustres, Alan Turing, nacido allí el 23 de junio de 1912.

Se trata de una instalación de 19,2×1,6 metros formada por una serie de paneles LED digiLED ITe16 cubiertos a su vez por paneles de aluminio anodizado perforados en la que hay tres niveles de comunicación.

Uno de ellos, escrito en código baudot –un código de cinco bits– en los paneles de aluminio, está formado por extractos del artículo Computing machinery and intelligence, publicado por Turing en 1950. Se lee en los agujeros más grandes de los paneles y está formado por algo más de 61.000 caracteres.

Paneles con mensaje(s)

El otro es un poema compuesto por Nick Drake, titulado precisamente Message from the Unseen World, Mensaje del mundo no visto, que habla de la vida y la muerte, el amor, de ordenadores, de descifrar códigos, de la inteligencia artificial… que habla, en definitiva, del propio Alan Turing. Se lee a través de los agujeros de los paneles de aluminio gracias a los pixeles que se encienden en los paneles LED, que forman letras de 5×7 pixeles en un tipo de letra monoespaciado.

Pero en un giro extra al asunto el texto del poema de Drake no sale perfectamente ordenado ni es siempre el mismo, sino que hay un algoritmo que va «decidiendo» qué partes del poema mostrar en cada momento y en qué orden, un poco como si dentro de la instalación viviera una de esas inteligencias artificiales de las que hablaba Turing. Yo me quedé allí un buen rato mirando fascinado cómo cambia ese texto y qué mensajes van apareciendo.

Señales sin sentido todos los días

El diseño de la instalación es de United Visual Artists para Futurecity. Está bajo el puente de Bishop’s Road, a medio camino entre la entrada a la estación de metro de Paddington y Sheldon Square. Y creo, pero no lo tengo claro del todo, que lo de Sheldon Square no es más que una curiosa casualidad.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*