Las misiones espaciales largas comprimen el cerebro de los astronautas

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Cerebro de astronauta antes y después de pasar por el espacio

Aunque parece un poco contraintuitivo un estudio con 34 astronautas indica que estar en caída libre comprime su cerebro, tal y como se puede leer en Effects of Spaceflight on Astronaut Brain Structure as Indicated on MRI [PDF].

La causa principal es que en caída libre se produce un desplazamiento hacia arriba de los fluidos corporales –los astronautas hablan del síndrome de las patas de pollo– que hace que se hinchen sus caras a la vez que las piernas adelgazan. También hace que tengan menos sed, reduce el sentido del gusto, y les provoca la sensación de nariz taponada propia de un catarro.

En el caso del cerebro el efecto es debido a una acumulación excesiva de líquido cerebroespinal dentro del cráneo. Esto, por una parte, comprime el cerebro en general y, por otra, hace que éste «flote» hacia la parte superior del cráneo en el caso de las misiones más largas, lo que provoca aún más compresión en esa zona.

Estos cambios fueron detectados haciendo resonancias del cerebro de los astronautas antes y después de sus misiones, lo que permite comparar su estado.

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El líquido cerebroespinal rodea el cerebro y lo ayuda en su funcionamiento normal, pero cualquier cambio en la calidad o cantidad de líquido puede afectar a las funciones cerebrales, así que los resultados de este estudio son algo a tener muy en cuenta.

Por ahora este aplastamiento del cerebro no ha revelado cambios en las funciones cognitivas ni motoras de los astronautas. Aunque sí es cierto que muchos astronautas experimentan una pérdida de agudez en la visión que podría estar relacionada con el aumento de la cantidad de líquido cerebroespinal en sus cráneos, un poco como si sus ojos actuaran como una especie de válvula para reducir la presión.

También es muy importante seguir haciéndoles resonancias para ver si los efectos revierten y sus cerebros vuelven a la normalidad o si son permanentes, igual que lo es averiguar si los cambios siguen aumentando con el tiempo o si alcanzan un máximo y de ahí no pasan.

(Vía CNN).

Relacionado,

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*