Las astrónoma Suzanna Randall consigue una plaza para entrenarse como posible primera astronauta alemana

Las seis finalistas

Le tenía un tanto perdida la pista al proyecto Die astronautin, que tiene como objetivo enviar a una astronauta alemana a la Estación Espacial Internacional en 2020. Pero me he acordado de él con el anuncio de que han escogido como nueva candidata a Suzanna Randall, una astrónoma del Observatorio Europeo Austral.

Suzanna Randall ocupa la plaza que ha dejado Nicola Baumann, una piloto de caza que ha decidido abandonar el proyecto. Le toca competir con Insa Thiele-Eich, que fue escogida en abril de 2017 junto con Baumann, por el puesto de la primera mujer alemana en salir al espacio.

Insa Thiele-Eich es la que lleva gafas en la foto de arriba; a su izquierda está Suzanna Randall y a la izquierda de Randall está Nicola Baumann.

El problema, como dije en su momento, es que mandar a alguien al espacio es muy caro. Una plaza como turista espacial en una Soyuz –la única nave tripulada que hpy por hoy va a la EEI– cuesta unos 30 millones de dólares; quizás para 2020 ya estén en servicio la Dravon v2 de SpaceX y la Starliner de Boeing, pero comprar una plaza en ellas no va a ser mucho más barato.

En cualquier caso es una buena razón para volver a sacar a la luz la escasa presencia de mujeres en el espacio.

La iniciativa está en Twitter como @DieAstronautin.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*