La prueba estática del Falcon Heavy que no termina de llegar

El Falcon Heavy en la plataforma 39A

Los espaciotrastornados del todo el mundo tenemos las uñas roídas hasta el codo a fuerza de esperar la prueba estática del primer Falcon Heavy de SpaceX, anunciada originalmente para el 10 de enero de 2017, pero que se va retrasando día tras día.

Pero no hay que olvidar que aunque el FH tiene mucho en común con los Falcon 9 en realidad es un bicho bastante más complejo que viene sin manual de instrucciones definitivo. Y no sólo hay que probar el Falcon Heavy propiamente dicho sino que también hay que probar los sistemas auxiliares de la plataforma de lanzamiento.

Cosas como que encaje físicamente en su sitio. Cosas como que los conectores eléctricos, de datos, y de combustible encajen y funcionen correctamente. Cosas como que la transmisión de telemetría desde el cohete y desde la plataforma a la sala de control de la misión funciona correctamente. Cosas como que el software que controla los sistemas de la plataforma y los del cohete funcionan correctamente y que el software del cohete se comunica correctamente con el de la plataforma. Establecer protocolos para la carga de combustible cuando hay que llenar un cohete formado por tres cuerpos. Establecer protocolos para la descarga de combustible cuando por lo que sea hay que cancelar un lanzamiento…

Infinidad de detalles que tienen que estar controlados para que se pueda, por fin, realizar la prueba de encendido de motores con garantías de no liarla parda.

Dos señores y un Falcon Heavy

Además, conviene recordar que la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, que es en la que se hará la prueba estática del Falcon Heavy y desde la que despegará, es la misma que quiere usar SpaceX para lanzar su cápsula Dragon tripulada antes de que termine 2018. Así que no sólo hay que tener cuidado de no cargarse el cohete sino que también hay que asegurarse de que a la plataforma no le pasa nada, pues aunque SpaceX usar la 39B para lanzamientos no tripulados la 39A es la única que, por ahora, está siendo adaptada a misiones tripuladas.

Por ahora la siguiente ventana para la prueba estática, que algún día culminará con el encendido de los 27 motores del Falcon Heavy durante 12 segundos, está programada para una ventana que va de las 21:00 del viernes 19, hora peninsular española, a la 1 de la madrugada del sábado 20.

Aunque nadie puede garantizar que esta vez vaya a ser la buena, claro. El transbordador espacial Columbia, por ejemplo, estuvo tres meses y medio en la plataforma 39A a la espera de su primer lanzamiento, aunque también es cierto que era una nave mucho más compleja y que en esa misión iba a llevar dos astronautas a bordo.

Así que no queda otra que armarse de paciencia. Y palomitas.

En mi lista de Twitter llamada Espacio hay cuentas que van informando de las novedades al respecto.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*