La India pospone medio año el lanzamiento de la misión Chandrayaan-2 hacia la Luna

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Módulos de la Chandrayaan-2La India tenía previsto lanzar su segunda misión a la Luna en el primer trimestre de 2018 pero al final han decidido posponerla al menos hasta octubre para tener tiempo a llevar a cabo nuevas pruebas. Y no es descabellado teniendo en cuenta que Chandrayaan-2 es una misión mucho más compleja que su predecesora.

Chandrayaan-1 constaba de un orbitador que tenía que haber estado en servicio durante dos años pero que dejó de funcionar a los 312 días. Pero Chandrayaan-2 consta de un orbitador, un aterrizador y un rover.

El orbitador, que permanecerá en una órbita de 100 km de altitud, lleva a bordo cinco instrumentos para analizar la composición tanto de la superficie lunar como la de los primeros metros debajo de ésta, con especial énfasis en intentar localizar hielo de agua bajo ella. También hará mapas en 3D con su cámara para complementar los estudios sobre la composición de la superficie. Y de paso que está allí estudiará la exosfera lunar.

El aterrizador lleva un sismómetro y un sensor de temperatura para analizar las características físicas de la superficie en el punto de aterrizaje. También lleva instrumentos para medir las partículas presentes en el entorno en el que aterrice, que estará próximo al polo sur de la Luna.

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Finalmente el rover, por su parte, lleva dos espectrómetros, uno láser y uno de contacto. El primero disparará a las rocas que interesen a los científicos de la misión, lo que producirá unos gases que permitirán analizar la composición de las rocas. Es un instrumento similar a la ChemCAM de Curiosity. El de contacto, por su parte, sirve también para analizar la composición de las rocas, pero en este caso tocándolas.

Modelo de desarrollo del rover de la misión

Está previsto que el orbitador dure un año y que tanto el aterrizador como el rover duren un par de semanas.

Y todo esto por 100 millones de euros, en otra de esas espectaculares misiones de bajo coste a los que nos tiene acostumbrados la ISRO, la agencia espacial india, que fue capaz de mandar un orbitador a Marte por menos dinero de lo que costó hacer la película Marte y que lleva en servicio allí tres años y medio y contando.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*