La historia del Commodore PET y el KIM, primeros ordenadores de los 70

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El amigo de 8-Bit Guy ha comenzado una serie en varias partes acerca de la historia de Commodore y el PET, el precursor de lo que luego serían el VIC-20, el C-64 y siguientes. Como bien afirma:

(…) Cuando se habla de la historia de la informática se habla mucho de Apple y Microsoft, pero poco de máquinas como el PET, que son de la misma época e incluso anteriores, y que también están entre los ordenadores personales más vendidos del mundo.

Yo no llegué a ver ningún PET en primera persona pero me inicié con el VIC‑20, que básicamente eran una evolución del PET y a su vez del KIM-1, un kit programable con un procesador 6502 como fuera el Apple I en su momento.

KIM eran las iniciales de Keyboard Input Monitor (Monitor de Entrada de Teclado) y es que el chisme era bastante básico: una placa a la que se podía conectar un «terminal tonto», pero que servía para programar incluso en Basic. El KIM se puso a la venta en 1975, mientras que el Apple I, considerado generalmente «el primer ordenador personal» no se mostró en Homebrew Computer Club hasta 1976.

Por cierto que hay toda una historia interesante acerca de los procesadores 6800, 6501 y 6502 ahí, incluyendo conflictos, patentes, copias y temas de compatibilidad.

El modelo PET 2001 (Personal Electronic Transactor) de Commodore comenzó a venderse en 1977 y –como ya empezó a ser habitual– tenía poco de kit y más de ordenador completamente equipado tal cual salía de la caja. Sus características, eso sí, no eran gran cosa: 4 KB de RAM (ampliables a 8 KB y posteriormente a 32 KB), monitor blanco y negro con texto de 40 x 25, sonido bip-bip y almacenamiento en cinta de casete.

Sus sucesores, el VIC-20 (1980) y el C-64 (1982) hicieron historia. Aunque la cifra exacta no se conoce se sabe que del C-64 se vendieron más de diez millones de unidades en aquella época.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*