La cápsula de carga Cygnus OA-9E estrena un nuevo sistema de comunicación con la Estación Espacial Internacional

Sello dedicado a Sally Ride

Manejado desde tierra el Canadarm-2, el brazo robot de la Estación Espacial Internacional, capturó la cápsula de carga Cygnus OA-9E «S.S. J.R. Thompson» a las 11:26 y la acopló al módulo Unity a las 14:13 del 24 de mayo de 2018. Antes la cápsula llegó a su punto de captura situado a 10 metros de la Estación navegando autónomamente, aunque supervisada también desde tierra.

Pero durante su aproximación utilizó un nuevo sistema de radio, el Common Communications for Visiting Vehicles (C2V2), que es un estándar que la NASA quiere que en el futuro cercano comiencen a utilizar todos los vehículos que vayan a atracar con el segmento estadounidense de la EEI.

Hasta ahora cada uno usa el suyo, lo que aumenta el número de equipos y protocolos a soportar, tanto desde el punto de vista técnico como del de la formación de los astronautas. Con el C2V2 un sólo conjunto de equipos y protocolos e instrucciones de manejo servirán para comunicarse con las naves de carga Cygnus, Dragon y Dream Chaser, así como con las cápsulas tripuladas Dragon v2 y Starliner. Estos equipos son necesarios no sólo para que las naves envíen datos y reciban órdenes sino que sirven también para que, en caso de que algo se salga de lo normal, los tripulantes de la EEI puedan asumir el control manual de la nave.

El C2V2 que iba a bordo de la S.S. J.R. Thompson funcionó a la perfección, así que es un paso adelante de cara a esa estandarización que busca la NASA.

Sello dedicado a Sally Ride

La Cygnus OA-9E lleva a bordo aproximadamente 3.350 kilos de carga. Incluyen suministros para la Estación sus tripulantes y material para experimentos, así como quince CubeSat. Nueve de ellos serán lanzados desde la Estación con el lanzador de NanoRacks; los otros seis serán lanzados desde la Cygnus una vez que se desacople de la EEI, lo que está previsto que suceda unas siete semanas después de su llegada. Una vez lanzados esos CubeSat la cápsula se desintegrará en una reentrada controlada en la atmósfera junto con unos 3.200 kilos de material de desecho y ya no necesario a bordo de la Estación que sus tripulantes habrán cargado en su interior tras vaciarla del material nuevo.

Y está previsto que la S.S. J.R. Thompson use sus motores para dar un pequeño empujón a la EEI para subir su órbita, algo que hay que hacer periódicamente porque cada mes pierde aproximadamente un kilómetro de altitud debido al rozamiento con la atmósfera. Será la primera nave nave estadounidense en hacer tal cosa desde la retirada de los transbordadores espaciales en 2011, de ahí que esta vez el empujón vaya a ser pequeño para ver cómo va todo. Pero si todo sale bien será una nueva habilidad añadida para estas cápsulas.

(La segunda imagen y los datos sobre C2V2 y la maniobra de elevación de la órbita vía vía NASA Spaceflight)

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*