Jack Ryan, versión Prime Video

Jack Ryan, creado por Tom Clancy como protagonista de La caza del Octubre rojo, ha sido protagonista de varios libros, películas, e incluso juegos de ordenador. Y ahora ya tiene serie de televisión. O algo parecido por aquello de que ha sido estrenada en una plataforma en línea

Jack Ryan, de Tom Clancy es una serie de ocho capítulos en la que se hace un reboot del personaje, que sigue siendo más o menos el mismo pero con algunas circunstancias cambiadas en cuanto a su vida y a la de quienes le rodean.

Al principio de esta temporada Ryan trabaja en la División de terrorismo, finanzas y armas de la CIA y allí es el primero en darse cuenta de la aparición de Mousa Bin Suleiman, un personaje desconocido hasta el momento pero que tiene pinta de estar preparándose para liarla parda.

En un primer momento a Jack nadie le hace caso, pero poco a poco se van acumulando las pruebas de que tiene razón y de que Suleiman y su organización son muy peligrosos. Así que Jack y su jefe, James Greer, pronto están recorriendo el mundo en su busca y captura.

Liándola muy parda

La serie es entretenida, aunque algunos capítulos van un poco lentos y algunas tramas como la de Victor Polizzi, el piloto de un dron MQ-9A Reaper, no se sabe muy bien al final a qué vienen, aunque quizás en la segunda temporada, ya anunciada, cobren más sentido.

También es necesario desconectar un poco la incredulidad (ojo, vienen pequeños spoilers, aunque el trailer tiene uno más gordo) cuando ves como un terrorista pierde su móvil y no hace nada para borrarlo en remoto; como cuando un miembro de las SWAT francesas le pega un tiro en la cabeza a una terrorista que lleva puesto un chaleco explosivo estando apenas a un par de metros de ella; o como cuando la CIA le deja usar Internet sin ningún tipo de supervisión a alguien relacionado con el caso a quien están escondiendo en una casa segura, por citar algunos ejempos.

Pero como decía, la serie es entretenida y se deja ver, y estando incluida en las suscripciones a Amazon Prime, pues ni tan mal.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*