Houston tiene un problema

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

La Mission Operation Control Room 2 del Centro de Control de Misiones Christopher C. Kraft Jr. es donde se recibió el mensaje de Neil Armstrong en el que decía que el Águila había aterrizado o el «OK, Houston, hemos tenido un problema aquí» de Jack Swigert.

Peo después de años de uso como control de las misiones Gemini, Apolo y de las de los transbordadores espaciales y de veinte años como una de las principales atracciones del centro de visitas al Centro Espacial Lyndon B. Johnson la MOCR 2 necesita una restauración.

El plan es devolverla a su estado durante la misión Apolo 15, deshaciendo los cambios que fueron introducidos para adaptarla a las misiones de los transbordadores espaciales y de paso eliminar los daños sufridos con el paso del tiempo y de millones de espaciotrastornados. La idea es que la restauración esté completada para 2019, el año del 50 aniversario de nuestra llegada a la Luna.

El presupuesto de la restauración es de 5 millones de dólares, de los que 3,1 los ha puesto la ciudad de Webster, en la que vivían muchos de los controladores de vuelo, ingenieros, científicos y otro personal de la NASA durante los días de gloria del programa Apolo.

Pero además las autoridades de Webster han prometido que igualarán todos los donativos recibidos mediante Kickstarter hasta un total de 400.000 dólares, lo que hace que su aportación final sea de 3,5 millones de dólares, pues estos 400.000 dólares ya han sido superados.

Aunque la campaña Restore Historic Mission Control aún está en marcha. Como siempre hay varias recompensas en función de lo que aportes, y siempre te quedará el saber que has contribuido un poquito a la conservación de este icono de la era espacial.

Y no, el gobierno de los Estados Unidos no financia el Centro Espacial Houston. Éste funciona bajo el amparo de la Manned Space Flight Education Foundation, que depende de donativos y de la venta de entradas para seguir funcionando.

(Gracias, Diego).

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*