Hiuni y Stellina, dos telescopios digitales a punto de salir al mercado

Stellina

Aunque en un primer vistazo podrían parecer floreros de diseño Hiuni y Stellina –que también me recuerda a TARS– son dos telescopios digitales –no tienen visor sino que un sensor fotográfico manda la imagen capturada a un móvil, ordenador o tablet– que están a punto de salir al mercado.

La ventaja de estos dispositivos es que gracias a sus receptores GPS y brújulas son capaces de orientarse solos, con lo que ponerlos en marcha es poco menos que abrir el trípode y encenderlos. Sus sistemas de guiado se ponen a determinar su posición y una vez orientados las aplicaciones que los acompañan sugieren cosas que ver en el cielo de esa noche y ese lugar o permiten orientarlos a mano. También son capaces de seguir el movimiento aparente de aquello que estén observando.

Eso sí, como decía antes no tienen visores ópticos, con lo que no se puede poner otro ocular, así que el campo de visión es el que es y no sirven para ver según qué cosas como constelaciones porque son demasiado grandes para su campo de visión o planetas porque son demasiado pequeños.

Este es Hiuni, no un floreroA cambio, gracias a sus sensores de alta sensibilidad, permiten ver fácilmente objetos del cielo profundo que de otra forma sería extremadamente difícil ver. El fabricante de Stellina dice incluso que el telescopio incorpora un filtro de contaminación lumínica que permite disfrutar de un cielo oscuro desde el centro de una ciudad, aunque esto tengo que verlo.

Los dos se conectan al dispositivo desde el que los controlas y desde el que ves las imágenes vía WiFi, con lo que incluso puedes dejarlos en el jardín o en la terraza mientras los manejas desde el calorcito de tu salón. Las apps que los acompañan ofrecen además información acerca de aquello que estás viendo y dejan compartir las imágenes en redes sociales y ese tipo de cosas de astrónomo aficionado 2.0.

Eso sí, su precio no es el de una compra por capricho. Stellina tiene un precio reducido de lanzamiento de 1.999 euros; el de Hiuni ya no lo dicen aunque te puedes apuntar para recibir un aviso cuando se pueda comprar, aviso que para los primeros compradores irá con un descuento del 66% sobre el precio de tarifa.

Tengo sentimientos encontrados con este tipo de telescopios, porque por una parte facilitan tanto la cosa que le quitan un poco el encanto a aquello de alinear el telescopio a mano, pero por otra si funcionan como dicen servirán para que quien los use se enganche más fácilmente a la astronomía, una afición bonita dónde las haya.

(Vía Daniel Fischer).

Relacionado,

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*