El oráculo de Aaronson que adivina qué tecla vas a pulsar (por más que intentes ser impredecible)

Aaronson Oracle

Encontré esta antigua pero sorprendente página con el Oráculo de Aaronson a través de una mención de pasada en un vídeo de las Infinite Series de PBS. Se trata de un simple entretenimiento consistente en pulsar las letras D y F al azar mientras el Oráculo intenta predecir cuál vas a pulsar a continuación. Y a ver qué pasa.

Para empezar hay que pulsar las letras unas cuantas veces para calentar. Al poco el programa comienza a mostrar sus predicciones junto con la tecla «observada/pulsada», marcando los fallos en rojo. Al cabo de un rato aparece ya un número con el porcentaje de aciertos: menos del 50% quiere decir que el oráculo no está prediciendo bien; más del 50% significa que está acertando en sus predicciones – así que el oráculo es mejor que tú, que tienes libre albedrío y deberías poder generar una secuencia que un conjunto de hierros y software no «adivinara». Lo sorprendente: no es raro que al cabo de un rato el ratio esté en el 60 o 65%. Por mucho que te esfuerces en ir contra él.

Como es fácilmente imaginable, usando el puro azar el oráculo acertaría más o menos el 50% de las veces. ¿De dónde sale pues esa capacidad de acierto extra que muestra? Como ya hemos explicado más de una vez los seres humanos somos muy malos en muchas cosas: especialmente cuando nos enfrentamos a grandes cifras, a crecimientos exponenciales, al cálculo de probabilidades o… al generar secuencias aleatorias.

El software no hace trampa y se puede ver o descargar el código fuente para examinarlo – o usando una moneda real como fuente aleatoria válida.

¿Cómo funciona? Lo que hace es básicamente almacenar todas las permutaciones de cinco teclas a medida que van apareciendo; basta guardar cuál es la siguiente tecla. Tan solo esto ya resulta altamente efectivo a la hora de generar una predicción. Se pueden hacer varias mejoras, como utilizar secuencias más cortas o más largas, o incluso utilizando los datos de unas personas con otras. La versión online es la más simple, pero muy efectiva.

Por cierto: Aaronson es el de los Aaronson de toda la vida; el mismísimo Scott Aaronson, matemático que trabaja en computación cuántica).

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*