El lanzamiento del Saturno V del Apolo 11 en una videoproyección a tamaño real sobre el obelisco del Monumento a Washington

Encontré una versión completa de la espectacular videoproyección del lanzamiento del Saturno V de la misión Apolo 11 con la que el Museo Nacional del Aire y del Espacio del Smithsonian conmemoró el 50º aniversario de la llegada del hombre a la Luna. El momento exacto comienza a partir de la marca de tiempo 05:00.

La proyección se realizaba a «tamaño real», de modo que la imagen del Saturno V sobre el obelisco ocupaba unos 110 de los 169 metros de altura que tiene. A ambos lados había pantallas gigantes con imágenes de los espectadores de la época y los centros de control. En la película del cohete las imágenes eran de día, aunque la proyección se realizó lógicamente de noche.

Además del propio lanzamiento, acompañado apropiadamente con una gigantesca cuenta atrás en un reloj digital a la antigua usanza, las pantallas mostraban de vez en cuando esquemas de la misión, fotografías y todo un espectáculo de luz y música, así como sonidos y voces originales de los astronautas y del centro de control. Las imágenes siguieron virtualmente al Saturno V al desprenderse de las diversas fases y luego a la cápsula, acelerando su viaje a la Luna a lo largo de los siguientes minutos.

Quienes estuvieron allí dicen que la experiencia fue fantástica y sumamente realista, «quizá lo más parecido a haber estado allí». Hacía un calor de narices en Washington, pero fueron unos minutos únicos.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

El lanzamiento del Saturno V del Apolo 11 en una videoproyección a tamaño real sobre el obelisco del Monumento a Washington

Encontré una versión completa de la espectacular videoproyección del lanzamiento del Saturno V de la misión Apolo 11 con la que el Museo Nacional del Aire y del Espacio del Smithsonian conmemoró el 50º aniversario de la llegada del hombre a la Luna. El momento exacto comienza a partir de la marca de tiempo 05:00.

La proyección se realizaba a «tamaño real», de modo que la imagen del Saturno V sobre el obelisco ocupaba unos 110 de los 169 metros de altura que tiene. A ambos lados había pantallas gigantes con imágenes de los espectadores de la época y los centros de control. En la película del cohete las imágenes eran de día, aunque la proyección se realizó lógicamente de noche.

Además del propio lanzamiento, acompañado apropiadamente con una gigantesca cuenta atrás en un reloj digital a la antigua usanza, las pantallas mostraban de vez en cuando esquemas de la misión, fotografías y todo un espectáculo de luz y música, así como sonidos y voces originales de los astronautas y del centro de control. Las imágenes siguieron virtualmente al Saturno V al desprenderse de las diversas fases y luego a la cápsula, acelerando su viaje a la Luna a lo largo de los siguientes minutos.

Quienes estuvieron allí dicen que la experiencia fue fantástica y sumamente realista, «quizá lo más parecido a haber estado allí». Hacía un calor de narices en Washington, pero fueron unos minutos únicos.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*