El gigantesco convertidor rotativo de más de un siglo que alimentaba con electricidad a los trenes del Metro de Nueva York

Buena parte de la red de Metro de Nueva York está llena de historias curiosas y de tecnologías todavía un tanto primitivas pero aún en funcionamiento. Hace tiempo hablamos del centro de control con cables y relés de los años 30 que contrasta con las modernas instalaciones informatizadas de otras redes de Metro. Ahora este vídeo que prepararon en IEEE Spectrum acerca de la Subestación 13 que data de 1904 deja también con la boca abierta.

La máquina que se ve en un apropiado minidocumental en blanco y negro es un convertidor rotativo de corriente eléctrica de 3 metros de diámetro y 45 toneladas de peso. Se utilizaba hasta hace relativamente poco para convertir la corriente alterna en corriente continua de 600 voltios y 10 amperios. Alimentaba el famoso «tercer carril» de las vías del metro, el que achicharra viva a la gente si entra en contacto con los otros a la vez a través del cuerp cuando caen a la vía por accidente. En otras partes del mundo se utiliza incluso más voltaje –1.500V– pero desde la catenaria que cuelga del del techo.

Los interruptores mecánicos, indicadores de diales y botones son una auténtica preciosidad, un homenaje al pasado. Aunque es increíble que sigan funcionando un siglo después, ahí siguen, como campeones. (Aunque su trabajo hy en día, como dicen, lo hacen «nuevas cajas grises aburridas»).

Otra curiosidad que se menciona es que el Teatro Ed Sullivan está justo al otro lado de la pared; desde allí es desde donde se emite en directo todos los días el late-show de Stephen Colbert. Cuando en su día plantearon colocar la sala de control de TV con todos los equipos de audio y vídeo, conexiones y ordenadores al otro lado vieron que había que aislarla completamente debido a las interferencias. A la larga una mejor solución fue levantar el suelo del de escenario y construir la sala completa debajo, que es donde se encuentra actualmente.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*