El día que dos cazas a reacción no pudieron derribar un caza a hélice ni disparándole 208 cohetes

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

El dron

El 16 de agosto de 1956 un dron Grumman F6F-5K, que era básicamente un Hellcat pintado de rojo birllante para que se le viera bien y con un equipo a bordo que permitía controlarlo remotamente, despegó de la Estación Aérea Naval de Punta Mugu en California para servir como blanco de prácticas de tiro.

Sus controladores lo dirigieron hacia el Pacífico pero los sistemas de a bordo tenían otras ideas y decidieron hacer girar el avión hacia Los Ángeles, negándose a hacer caso de las órdenes que le daban desde tierra.

Así que dos cazas Northrop F-89D Scorpion despegaron de la Base Aérea de Oxnard con el objetivo de derribarlo. Los F-89D eran de lo más moderno que tenía la fuerza aérea, tanto que en lugar de ametralladoras o cañones llevaban 104 cohetes no guiados FFAR Mk 4 «Mighty mouse» que montaban en dos contenedores en la punta de las alas controlados por un sofisticado –para la época– sistema de control de tiro.

F-89D en vuelo

Seguir leyendo: El día que dos cazas a reacción no pudieron derribar un caza a hélice ni disparándole 208 cohetes

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*