El curioso caso del Couto Mixto y de los pueblos promiscuos

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Couto MixtoDesde mediados del siglo XII hasta finales del XIX existió entre España y Portugal una zona conocida como el Couto Mixto que a todos los efectos era un microestado independiente.

Sus habitantes gozaban de varios privilegios como el de poder escoger su nacionalidad en el día de su boda –o conservar ambas si así lo deseaban– o el de poder evitar ser reclutados por el ejército de cualquiera de los dos países en caso de guerra.

El Couto Mixto también estaba exento del pago de ciertos impuestos y tasas y gozaba de la libertad de escoger lo que se cultivaba en sus 26 kilómetros cuadrados; también existía un camino, el Camino del Privilegio, que partía de él y terminaba en Portugal tras atravesar un trozo de territorio español, en el que las autoridades no podían actuar contra nadie, llevara lo que llevara, contrabando incluido.

El Couto Mixto desapareció con el Tratado de Lisboa de 1864, cuando pasó a formar parte de España, mientras que Vilarelho da Raia, Soutelinho da Raia y Lama de Arcos pasaron a formar parte de Portugal en virtud de ese mismo tratado.

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Estos tres eran los conocidos como pueblos promiscuos, que habían crecido literalmente sobre la frontera entre España y Portugal, de tal modo que una casa podía tener habitaciones en un país y en otro, y por tanto puertas que dieran a uno y otro. De un texto contemporáneo al tratado:

El estado de los pueblos promiscuos era no menos singular: puestos cabalmente en la raya de ambas naciones, parte de una casa solía pertenecer a España y otra a Portugal. De esa manera el vecino, perseguido por las autoridades españolas, por ejemplo, sin salir de su morada y con solo presentarse a la puerta, que todas o casi todas las casas tenían por la espalda, se hallaba en Portugal y a salvo de todo castigo. ¡Grande aliento al crimen y a la impunidad!

Pero desde la entrada en vigor del tratado la frontera quedó establecida a cien metros de los pueblos, lo que los hizo perder su singularidad.

Muy relacionados con esta historia están los pueblos gemelos de la Raya. Son pueblos que aún existen y que comparten nombre, pero a ambos lados de la frontera, por lo que el de uno de ellos está en español y el del otro en portugués. Entre El Marco y Marco, por ejemplo, está el puente internacional más corto del mundo, con apenas3,2 metros de longitud.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*