El asteroide interestelar ’Oumuamua ha resultado ser bastante raro

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

’Oumuamua, el primer visitante interestelar en pasar por nuestro sistema solar del que tenemos constancia, viaja a 95.000 kilómetros por hora. Y para cuando lo detectamos y nos dimos cuenta de lo que era ya había pasado por el punto más próximo a la Tierra de su órbita. Así que astrónomos de todo el mundo se apresuraron a observarlo con todo aquel instrumento que pudieron apuntar hacia él.

Y había sorpresa, tal y como se puede leer en Observaciones de ESO muestran que el primer asteroide interestelar no se parece a nada visto antes.

Resulta que en lugar de ser un pedrusco más o menos resondeado ’Oumuamua es muy alargado y de un color rojo oscuro. Según Karen Meech, del Instituto de Astronomía, Hawái, EE.UU., que dirigió un equipo que lo observó con varios telescopios:

Impresión artística de ’Oumuamua - ESO/M. Kornmesser

Oumuamua varía muchísimo su brillo, en un factor de diez, a medida que gira sobre su eje cada 7,3 horas. Esta gran variación en brillo, poco común, significa que el objeto es muy alargado: su longitud es unas diez veces mayor que su anchura, con una forma compleja y enrevesada. También descubrimos que tiene un color rojo oscuro, similar a los objetos del Sistema Solar exterior, y confirmamos que es totalmente inerte, sin el menor atisbo de polvo alrededor de él.

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

Esto sugiere que ‘Oumuamua es denso, posiblemente rocoso o con gran contenido metálico y sin cantidades significativas de hielo ni agua, y que su superficie ahora es oscura y está enrojecida debido a los efectos de la irradiación de rayos cósmicos durante millones de años; se estima que mide al menos 400 metros de largo.

‘Oumuamua parece venir de la dirección de Vega, en la constelación de Lyra, aunque en realidad cuando estaba en donde está Vega en la actualidad, hace unos 300.000 años, Vega todavía no había llegado allí.

Los astrónomos calculan que debe pasar al menos uno de estos visitantes interestelares al año por nuestro sistema solar, pero como son tan oscuros es muy difícil verlos. Aunque seguro que ahora miraremos con más intensidad.

***

Sabemos pues que ‘Oumuamua no puede ser Rama porque Rama mide 40 kilómetros de punta a punta. Pero… ¿y un crucero estelar de la clase Strike a la deriva tras una batalla hace muchos miles de años en una galaxia muy, muy lejana?

Vale, modo friki off.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*