Así se prepara una cápsula de carga Dragon para su vuelta a casa

Your ads will be inserted here by

Easy AdSense.

Please go to the plugin admin page to paste your ad code.

En la actualidad las cápsulas de carga Dragon de SpaceX son las únicas de la flotilla de vehículos que dan servicio a la Estación Espacial Internacional que son capaces de llevar carga de vuelta a Tierra, pues aunque en las Soyuz se puede meter algo de carga aparte de los astronautas es una cantidad bastante testimonial.

Pero como no hay Dragon todo el tiempo en la EEI sino más bien cada tres meses o un poco más –y eso siempre que no haya explosiones por medio– hay que aprovechar muy bien esos viajes.

En este vídeo se ve como Paolo Nespoli, Joe Acaba y Mark Vande Hei se encargan de colocar todo en su sitio y atarlo convenientemente en interior de la Dragon 12 para que todo quepa y llegue en condiciones a su destino. En este caso las casi dos toneladas de carga incluían, entre otras cosas, muestras de experimentos como veinte ratones –vivos– que vivieron una temporada a bordo de la EEI para participar en estudios acerca de cómo afecta a la movilidad y a la vista la permanencia en caída libre, cristales de una proteína conocida como LRRK2 que formó parte de un estudio sobre el Parkinson, y muestras de tejido pulmonar para que científicos en tierra puedan estudiar cómo creció en microgravedad.

También es habitual que aparte de cosas que ya no hacen falta en la EEI las Dragon traigan de vuelta cosas que se han estropeado, como por ejemplo componentes de un traje espacial o de la propia Estación, a veces para que sean reparados y enviados de vuelta, y a veces para ver cómo y por qué fallaron para intentar evitar que se repita ese fallo.

Es recomendable ver el vídeo a cámara lenta –clic en el engranaje, velocidad, 0,25x– para ver mejor los detalles, que incluyen a Paolo comprobando cosas en una tablet para evitar dejarse nada a bordo que tenga que ir de vuelta.

Y es que aunque el interior de la EEI pueda parecer a menudo caótico –algo a lo que contribuye que allí arriba no hay arriba ni abajo– en realidad intentan tenerlo todo razonablemente ordenado.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*