30 años de muertes por PowerPoint

Félix, que sabe que soy un gran fan de PowerPoint, me ha pasado el enlace a este vídeo de demostración de PowerPoint 1.0, cuando PowerPoint aún no era de Microsoft y sólo estaba disponible para Macintosh.

Y es que PowerPoint fue desarrollado por Forethought, Inc., aunque apenas tres meses después de su presentación sería adquirido por Microsoft, que lo integraría en Office, hasta convertirlo en la herramienta más habitual para utilizar como apoyo durante presentaciones.

En The Improbable Origins of PowerPoint hay una historia cerca de cómo este programa llegó a dominar el mundo.

***

Al princpio PowerPoint se usaba para imprimir transparencias y usarlas con retroproyectores o para imprimir diapositivas; no sería hasta la versión 3, de 1992, cuando adquirió la capacidad de proyectar las presentaciones como señal de vídeo. Yo mismo recuerdo haber utilizado Aldus Persuasion para imprimir diapos en una Montage FR1 para usarlas como apoyo para algún trabajo que tuve que presentar durante la carrera.

Y si hoy en día miro los PowerPoint que usé en mis primeras charlas muero de vergüenza porque están llenos de texto; en aquella era causante de muertes por PowerPoint, aunque de manera involuntaria. Hoy me he pasado (hace tiempo ya en realidad) a Keynote y mis presentaciones apenas tienen texto…

Presentación de Microsiervos en el Encuentro Nacional de Internautas de 2006 Lo siento, perdón.

A informática tamén é cousa de mulleres, Encontro Divulgacción 2017

Porque no hay que olvidar que una presentación tiene que servir para apoyar lo que estás contando; no puede servirte a ti como guía de lo que tienes que contar –tienes que sabértelo– ni puede distraer al público, que si está leyendo tus diapos o intentando interpretar enrevesadas gráficas no se enterará de lo que le quieres contar. Y es algo que se olvida tan a menudo… no hay más que darse una vuelta por la etiqueta #deathbypowerpoint para verlo.

Aunque es muy cierto que aquel primer vídeo de demostración ya sentaba un mal precedente.

# Enlace Permanente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*